lunes, 21 de abril de 2014

Beneficios de la siesta

Beneficios de la siesta
¿Sabemos cuáles son los beneficios de la siesta? La siesta es uno de los grandes placeres de la vida, muy recomendable para todo el mundo por los muchos beneficios que aporta a nuestro bienestar físico y mental. Y además es gratis. Yo procuro practicarla todos los días un ratito y me deja nuevo, el día que me falta no soy persona, ni tomando varios cafés. En fin, hablemos un poco de la siesta.

Historia de la siesta

Dicen que los monjes inventaron la siesta...
Dicen que el término siesta viene del siglo XI y proviene de una de las reglas de la orden monástica de San Benito: reposo y tranquilidad en la hora sexta, del latín, que era el periodo de tiempo entre el mediodía y las tres, o sea, la hora de la comida o después de la comida. Según esta norma todos los religiosos debían acostarse en total silencio para descansar y retomar energías para el resto del día. Esta costumbre se extendió y comenzó a adoptarse en otros monasterios y también se la apropió la población no religiosa, que empezó a llamarla “siesta”.
De cualquier modo, cualesquiera que sean los orígenes de la bendita siesta, está firmemente establecida en la mentalidad española, y es una costumbre muy saludable,  ya que hay zonas en España muy calurosas que hacen aconsejable esta paradita en la jornada laboral.

Salvador Dalí durmiendo siesta
Existieron grandes personajes históricos practicantes y defensores de la siesta como Leonardo da Vinci, Napoleón, Johannes Brahms,  Albert Einstein, Churchill, Thomas Edison, Eleanor Roosvelt, Ronald Reagan, Rockefeller, Bill Clinton,  o por poner a algún español, Cela la dormía con pijama, Padrenuestro y orinal,  y Fraga y Pujol admitían dar cabezaditas, Salvador Dalí decía que practicaba la siesta con una cucharilla de café en la mano y cuando se quedaba dormido se le caía la cucharilla al suelo despertándole del sueño… era el tiempo de siesta justo para recuperarse y seguir con el trabajo.

Cachorro durmiendo siesta
Hoy en día sabemos que la somnolencia que nos ataca después de la comida tiene también su explicación biológica y es producida por el desplazamiento de la sangre hacia el sistema digestivo para facilitar la digestión de la comida. Esto ocurre a todas las personas, no solo a los españoles, más bien es una necesidad biológica que le ocurre también a los animales, a las horas centrales del día regresan a su guarida, nido etc para descansar y reponer fuerzas.  Influye también la geografía, es decir, cuanto más cerca del ecuador terrestre estemos, más necesaria y beneficiosa será la siesta evitando el trabajo en las horas más calurosas del día. Por estos motivos yo no me creo que fuera un invento de unos religiosos, sino que está en nuestros genes.

La siesta en la actualidad

Militar durmiendo siesta
En la actualidad la siesta se practica y se defienden sus virtudes en muchos países, desde países con influencia española como los centroamericanos y sudamericanos hasta países como China, Japón, Grecia, etc. debido a los muchos beneficios para la salud y para la productividad que conlleva, por ejemplo  Google tiene unas cabinas para que sus empleados se echen una siestecita… paradójicamente sabemos que hay estadísticas que dicen que sólo la pueden practicar un 16% de la población española por lo que se me rompe otro mito, pero si la practican asiduamente el 34% de los estadounidenses y el 22% de los alemanes… increíble pero cierto.

Multitud de estudios certifican los beneficios de la siesta, entre ellos uno de La Junta de Seguridad en el Transporte de Estados Unidos (NTBS) que nos revela datos como que la siesta ideal está en los 26 minutos, El estudio determina que un sueño de 26 minutos ayudaría a mejorar un 34 por ciento el rendimiento de estos trabajadores y reforzaría su estado de alerta un 54 por ciento. En otro estudio con pruebas efectuadas a estudiantes universitarios, investigadores de la  Universidad de Harvard han comprobado que la capacidad de aprendizaje mejora notablemente si se duerme un poco después de comer. Otro estudio nos demuestra que bajan los niveles de estrés.  Una siesta de 30 min unas tres veces a la semana baja el riesgo de sufrir enfermedades del corazón. Según un artículo publicado en la revista estadounidense Newsweek, una siesta de 20 o 30 minutos, ayuda al cerebro a refrescarse y seguir funcionando. Estimula la creatividad y el ejercicio físico, mejora la memoria, la NASA dice que mejora las facultades cognitivas… vamos que como podéis ver, no es la fuente de la eterna juventud, pero yo creo que se le parece mucho.

La siesta además, es más que recomendable si no duermes las horas nocturnas necesarias.


Cómo dormir la siesta

Siesta en el colchón

Para disfrutar completamente de una siesta es muy importante comer bien con amigos y/o  en familia:
  • La siesta real se hace en la cama, pero un sofá cómodo también está bien.
  • El tiempo es muy importante. Una siesta debe ser de 15 o 30 minutos, no más.
  • Baja la luz de la estancia.
  • No dejes que nada te moleste. La siesta es algo muy serio. Algunas personas no pueden disfrutar de una siesta si no tienen la radio o la televisión encendidas. Si este tipo de cosas te ayuda a dormir, úsalas.
  • Desconecta todos los teléfonos, pero ¡usa un despertador!
  • Lo más importante, si la practicas en un colchón que sea de www.colchonesymas.es verás como descansas.


Analitics