sábado, 25 de octubre de 2014

Elegir un colchón, lo que debes saber

Si tu colchón tiene hoyos, te levantas con dolor de espalda, te estás clavando los muelles o los ácaros te invaden por las noches es tiempo de cambiar el colchón. Cuando tienes ya pensado que te vas a comprar un colchón, como siempre, el primer paso será preguntar a amigos y familiares para que nos hablen de sus colchones y que nos den una primera dosis de información. Eso está muy bien, pero no está de más que te leas estos consejos que te van a facilitar la tarea de elegir un colchón.

Mujer pensando que saber antes de comprar un colchón


Antes de ir a la tienda a comprar un colchón y volvernos locos con tanta variedad es mejor hacerse las siguientes preguntas para tomar la mejor decisión en el momento de la compra:


Elegir el colchón que es mejor para mí

No hay un tipo de colchón mejor que otro. Básicamente los colchones los hay de dos tipos a elegir, con muelles o de espuma. ¿Cuál será mejor para ti? ¿Colchón de muelles o colchón sin mulles o de espuma? Fíate de tu experiencia, si has usado un colchón de muelles y te fue mal elige un colchón sin muelles o de espuma, o al revés. Si el colchón actual te ha ido bien, no te la juegues y usa el mismo tipo.  La experiencia propia es la mejor consejera.

Cuánto debo de gastar en el colchón

Importante, la salud no tiene precio, pero nuestro dinero no es infinito. Piensa un poco y prepara un presupuesto adecuado a tu bolsillo. Si no lo haces así, puede que te compres un colchón con un precio que no tenías pensado gastarte. Es mejor acudir a la tienda con un presupuesto claro y decírselo al vendedor para que sobre ese precio te ayude a elegir tu colchón ideal y te aconseje lo mejor posible dentro de tus posibilidades. El resultado de la compra será mucho mejor para ti.

Qué tamaño de colchón elijo

Tampoco hacen falta muchas alforjas para este viaje. Todos preferimos dormir en un colchón grande antes que en uno pequeño pero como siempre hay que ser realistas. Para saber que tamaño de colchón elijo lo primero que manda es si duermo sólo o acompañado. El segundo punto a tener en cuenta será el espacio disponible de nuestro dormitorio. En base a estas dos opciones ya sabemos también que tamaño de colchón elegir necesitamos.

Y ya hemos avanzado tres pasos, tipo de colchón, tamaño de colchón y presupuesto, nos quedan unos pasitos más. Ánimo.

Qué es mejor un colchón firme-duro o uno adaptable-suave

El mejor colchón es…. Pues lo siento pero depende de cada persona, pensarás que vaya ayuda te doy.

Bueno piensa un poco. Además del colchón que tienes en casa seguro que has probado alguno más, en un hotel, en casa de algún familiar o amigo. Haz memoria, ¿En cuál estuviste más cómoda/o o dormiste mejor? ¿Cómo era ese colchón?  ¿Estás más a gusto en ese que era duro? ¿O era el suave o adaptable?

Estas decisiones solo dependen de ti y de tus gustos. Algunos te dirá que lo mejor es con x cm de viscoelástica, otros que cuanto más duro mejor para tu espalda, pero tú sabes en cual descansas mejor. Tú decides y sabes cuál te va mejor.

Buscando un colchón para dos personas


AQUÍ VAN UNAS PISTAS PARA LA ELECCIÓN DEL COLCHÓN

Si duermes boca arriba, sobre la espalda, lo ideal es coger colchones duros.

Si duermes de lado, mejor elegir un colchón de firmeza media, que permita al hombro hundirse un poco, para alinear bien la columna.

Si pesas bastante, necesitarás colchones de firmeza alta o duros para que ofrezcan buena sujeción. En un colchón blando te hundirías demasiado y la columna tendría una mala postura.

Si eres delgado/a no tienes problema, a si que, sigue leyendo ;)

Siempre debes de comprar el colchón 10 cm más largo que tu estatura.

Si buscas un colchón de matrimonio y te molestan los movimientos de tu pareja, compra un colchón sin muelles, ya sea de viscoelástico, látex o de espumaciones técnicas ya que no transmiten los movimientos de un lado al otro del colchón.

Si te mueves mucho mientras duermes te conviene un colchón algo más duro que te permita girarte sin esfuerzo. En un colchón blando o con mucha viscoelástica te hundirías demasiado, y te costaría girar, lo que resulta incómodo. Si duermes con pareja fíjate en el punto anterior.

Si eres una persona calurosa, si pasas calor o sudas con facilidad, los colchones de muelles pueden convenirte más, pues se ventilan mejor al estar su interior completamente hueco.

Si deseas un somier articulado, necesitas un colchón con núcleo flexible de espuma o de látex, pero nunca de muelles ya que al final se partirán los alambres y pueden producirte una herida.
Si tienes algún tipo de alergia al látex o a algún otro componente debes de decirlo en la tienda antes de comprar el colchón ya que ese no es un motivo de cambio una vez usado. Los fabricantes de buenas marcas usan componentes hipoalergénicos, pero siempre es conveniente que lo digas antes de comprar para no tener problemas desagradables.

Conviene probar el colchón antes de comprarlo

Para elegir el colchón correcto, probar el colchón antes de comprarlo es siempre lo más aconsejable, (esto es tirar piedras contra mi tienda online, pero es la verdad) es la forma de tener las menores sorpresas posibles, si es de matrimonio es obvio que lo deberían probar los dos usuarios. Los expertos recomiendan recostarse en el colchón por 15 minutos en la tienda. A lo mejor ese tiempo es excesivo, sobre todo como vayas cansado del trasiego diario, puedes terminar roncando y no es plan de montar el numerito en la tienda. Pero lo mismo que haces con unos zapatos debes hacerlo con el colchón.

El tiempo de garantía no es determinante

No debo comprar un colchón según la garantía que me ofrezcan.

Todos los colchones tienen una garantía mínima de dos años, que es lo que obliga la ley del consumo en España. Hay algunos fabricantes que ofrecen más tiempo. La garantía cubre cualquier defecto de fabricación. ¿Qué puede fallar en un colchón? Un colchón nunca va a dejar de funcionar. O viene con algo roto de fábrica, como un enganchón en la tela, un asa descosido o poco más puede fallar. Si el fabricante es una buena marca el porcentaje de incidencias es muy bajo.

Lo mejor es que elijas tu colchón basándote en todos los puntos anteriores, en la prueba que hiciste, en el precio que estás dispuesta/o a pagar y en la calidad y tamaño del colchón, pero no en la garantía.

Me ha venido a la cabeza una advertencia, alguna vez me han preguntado en la tienda si tenía a la venta colchones usados o de segunda mano. Y la respuesta es que no tengo colchones usados porque me parece una cochinada.

Nunca compres un colchón de segunda mano, a saber el uso que ha tenido, por higiene, por mucho que te digan que lo han desinfectado, por tu salud, porque puede estar deformado. Es tirar el dinero. Yo nunca compraría unos calzoncillos de segunda mano. Es preferible comprar un colchón nuevo pero de bajo presupuesto que uno usado.

Bueno corto el royo. Si te ha servido de algo este post, me alegro y compártelo, se agradece.

Si tienes alguna sugerencia deja tu comentario, también se agradece :)

Saludos.