martes, 24 de noviembre de 2015

Los efectos del cansancio sobre nuestro ánimo

Efectos de no dormir
A lo largo de nuestras vidas todos hemos pasado por periodos en los que por unas cosas o por otras nos ha resultado imposible descansar adecuadamente. Y es que, en una sociedad tan frenética como la de hoy día, existe una gran variedad de factores que influirán sobre nuestro sueño: exámenes, entregas, proyectos, problemas familiares, bebés, etc.


Todas estas cosas nos pueden causar un estrés y una ansiedad que nos pasan factura tanto física como psicológicamente. De hecho, hoy día está más que comprobado que cuando dicha ansiedad nos empieza a privar del descanso que necesitamos, esto se traduce en aún más efectos negativos sobre nuestra salud y nuestro estado anímico.





Según un estudio publicado en la revista científica Sleep (http://www.journalsleep.org/ViewAbstract.aspx?pid=30292), dedicada al estudio del sueño en todas sus facetas, las interrupciones del sueño afectan negativamente al estado de ánimo de las personas. De hecho, parece ser que dormir menos pero bien es muchísimo mejor que pasar largas horas en la cama con constantes interrupciones.

El problema de estas interrupciones es que nos impiden pasar por las bien conocidas fases del sueño. De este modo, si no logramos alcanzar la cuarta fase (Fase Delta) adecuadamente, nos despertaremos como si no hubiésemos descansado, ya que es ésta la que nos proporciona el descanso natural que necesita nuestro cuerpo y, en particular, nuestro cerebro.


Consecuencias de la falta de sueño.


Esta falta de descanso adecuado nos afecta de muchas maneras, de entre las cuales podemos destacar las siguientes:

- Mayor irritabilidad y cambios de humor bruscos. Todos nos hemos levantado alguna vez con un humor de perros después de una noche difícil. De hecho, el experimento publicado en la revista Sleep, donde monitorizaron el ánimo de los participantes, confirma un gran descenso en los niveles anímicos. Esto, a su vez, hizo que los participantes se encontrasen sensiblemente más irritables durante los días que duró el experimento.

Irritable por efecto del cansancio


- Tendencias depresivas. El día después de haber sufrido un sueño interrumpido solemos encontrarnos más tristes en general, incapaces de ver el lado positivo de las cosas. Aunque esto no tiene por qué pasarnos a todos por igual, es una sensación que todos conocemos.

- Falta de agilidad mental y atención. Evidentemente, el estar cansado afecta negativamente a nuestra capacidad mental. ¿Cuántas veces hemos dicho algo como, “ahora estoy demasiado cansado para pensar”? Y es que es cierto. Además, no poder pensar con claridad nos repercute a la hora de tomar decisiones importantes y prestar atención. Esto es un gran inconveniente en situaciones estresantes como puede ser un examen o una reunión de trabajo.

- Menos energía. Cuando estamos cansados mentalmente, nuestro cuerpo nos pide dormir, dormir y dormir. Y no es de sorprender, ya que sin una mente despierta, el cuerpo no sirve para nada, por lo que la falta de sueño nos dificultará la realización de actividades que requieran energía.

Aunque aquí hemos visto las consecuencias inmediatas de un descanso inadecuado, existen más y peores, las cuales se pueden dar como resultado de un cansancio acumulado. Recuerda que las interrupciones nocturnas durante periodos prolongados tienen un efecto acumulativo. Por ello, en este sentido existen grupos que están especialmente expuestos a estos efectos, como pueden ser los padres con bebés recién nacidos, los trabajadores con guardias nocturnas o, en general, las personas con insomnio.

Consejos para que duermas mejor


Por este motivo, si te encuentras en uno de esos grupos, debes seguir los siguientes consejos:

- Evita las siestas de más de 30 minutos.

- Evita la cafeína, el alcohol y el tabaco después de cierta hora de la tarde.

- Evita cenar copiosamente, pero también acostarte con hambre.

- Si te cuesta dormirte después de 10 minutos, intenta hacer alguna actividad relajante que te distraiga, como puede ser leer.

Finalmente, te recomendamos que elijas un colchón, una almohada y el resto de complementos que se adapten a tus necesidades. De esta manera evitarás dolores y lesiones, calores desagradables y otros factores inoportunos que podrían provocarte esa falta de sueño que tanto necesitamos para afrontar cada día con energía, buen ánimo y vitalidad.