domingo, 15 de noviembre de 2015

Nórdico de plumón o nórdico de fibra

Como todo el mundo sabe, en el tema del descanso no hay nada escrito, excepto que la calidad del material es de suma importancia. Esto es especialmente cierto en lo que se refiere a edredones, pues de ellos dependerá en gran medida la calidad de nuestro descanso.

Nórdico de plumón o nórdico de fibra


Ahora que llega el invierno, debemos preocuparnos por lo que vamos a utilizar para evitar pasar frío de noche. Por ello, en este artículo os resumimos las principales cualidades de las dos opciones más populares de edredones nórdicos que existen hoy día: nórdicos de plumón y nórdicos de fibra.



Nórdicos de plumón


Nórdicos de plumón duvet
Al hablar de nórdicos de plumón, lo primero en lo que debemos hacer hincapié es en que el plumón o duvet no es lo mismo que la pluma. Hay que tener claro que el plumón es la parte ligera de la pluma, de las aves, la que llevan en cuello y en las axilas, mientras que la pluma se trata de la pieza entera.

Esto hace que el plumón sea mucho más transpirable a la vez que aislante, ya que la pluma contiene la caña, que no cumple ninguna función de transpiración ni aislante. Así que no os dejéis engañar: si buscáis calidad, no confundáis la pluma con el plumón.

Dicho esto, pasemos a las principales características de este tipo de nórdico:


  •  El plumón es un material completamente natural, normalmente procedente de las plumas de patos u ocas. Si podemos elegir, siempre será mejor el plumón de oca, que el de pato, aunque esto, evidentemente, aumentará el precio.
  •  Cuando el nórdico está relleno de plumón de buena calidad, el edredón será ligero pero cálido a la par. Esto sin duda es muy importante tenerlo en cuenta, ya que vamos a pasar todas las noches de frío tapados con el nórdico, y no queremos que su peso nos fastidie el descanso.
  •  Este tipo de relleno ofrece una alta capacidad aislante y transpirable. De esta manera, aunque será cálido, transpirará lo suficiente como para que no pasemos la noche sudando y destapándonos, lo cual nos podría llevar a sufrir un resfriado o algo por el estilo.




Sin embargo, no todo son ventajas. Los nórdicos de plumón de buena calidad pueden llegar a ser relativamente caros debido a su laborioso proceso de fabricación y sus selectos materiales. Además, con algunos fabricantes, dicho proceso puede implicar prácticas cuestionables en cuanto a los derechos de los animales se refiere.

También, algo a tener muy en cuenta es que los edredones de plumón tienen una vida limitada en comparación con la de los edredones de fibras artificiales, y que además no se pueden lavar a máquina, pues el plumón se apelmazaría y perdería todas sus cualidades.

Finalmente un consejo, debemos saber que para conservar nuestro edredón de plumón durante los meses de calor, hay que guardarlo en una bolsa de algodón transpirable, ya que una bolsa de plástico podría hacer que el plumón cogiese humedad y le saliera moho.



Nórdicos de fibra


Los edredones de fibra también tienen muchas cualidades, aunque es importante saber que no todas la fibras son iguales. Actualmente existe una gran variedad de opciones en el mercado, desde algunas muy buenas hasta otra que ofrecen resultados lamentables.

Nórdicos de fibra

Por este motivo, hemos de tener en cuenta la calidad de la fibra que rellena el edredón que vayamos a comprar. Y ahora veamos las principales características de los nórdicos de fibra:


  • La fibra sintética, de la que están rellenos los edredones, tiene un precio asequible en comparación con el plumón natural. Esto, evidentemente, es algo a tener en mente a la hora de realizar nuestra compra. 
  • Al tratarse de un material artificial, podemos asegurarnos de que se trate de un nórdico relleno de fibra hipoalergénica. Es por ello que se trate de una solución perfecta para personas con problemas de alergia. Además, algunos nórdicos de fibra también han recibido un tratamiento anti-manchas, lo cual puede resultar bastante interesante.
  •  Hoy en día, aunque no llega a igualar al plumón de oca, la fibra de buena calidad ofrece una óptima capacidad de transpiración y aislamiento, por lo que no pasaremos las noches sudando incómodamente.
  •  Una de las grandes ventajas de la fibra es que no se apelmaza, por lo que su textura y su esponjosidad nos ayudarán a dormir cómoda y placenteramente.
  •  Una de las grandes ventajas frente al nórdico de plumón es que es sensiblemente más resistente y tiene una vida útil más larga. Esto se debe a que su conservación es más fácil y a que no absorbe humedad.
  •  A diferencia del plumón, la fibra sintética se puede lavar a máquina, lo cual nos facilita su conservación enormemente.




El problema de los nórdicos de fibra es que a características similares, los nórdicos de plumón suelen ofrecer mejores resultados, ya que a día de hoy la fibra artificial aún no puede emular perfectamente las cualidades del plumón. Finalmente, pero no menos importante, el peso de los nórdicos de fibra suele ser mayor que el del plumón.



A modo de conclusión, simplemente podemos decir que antes de realizar la compra de un nórdico, debéis pensar en vuestras necesidades y en lo que esperáis de él. Si lo hacéis, y además confiáis en marcas especialistas y en vendedores excepcionales con una amplia experiencia, es probable que no os equivoquéis. De ser así, os podemos asegurar que pasaréis un invierno extremadamente confortable.